(II)
Ardiente hielo;
la frontera del alma
creyó entender.

fabio massaro